“Es una revolución lo del médico de la familia, que nada ni nadie podrá detener. Ese médico tiene que ser un militante de la salud, velando por la higiene, velando por todo y asesor en cuestiones de salud de cada ciudadano", expresó el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, al referirse a este programa surgido hace 30 años con el objetivo de acercar los servicios de salud al pueblo y mejorar su calidad de vida.

El municipio de Amancio ubicado al suroccidente de la provincia cubana de Las Tunas, cuenta hoy con 44 consultorios, distribuidos en toda la geografía local y con una cobertura del 100 % de la población urbana y rural.

La doctora Yodaisy Tejeda Arencibia, vicedirectora de Asistencia Médica en el municipio apuntó que hay 4 consultorios cubiertos por Licenciados en Enfermería, no obstante 2 veces a la semana son atendidos por el galeno del área más cercana.

Tejeda Arias indicó que se continúa trabajando para mejorar la estabilidad del médico, a partir del proyecto Todos Por Salud que ha permitido la reparación de estas instalaciones para ofrecer mayor confort y humanizar  el trabajo de quienes aquí laboran.

Reconoció además los avances en los programas que atienden como el del adulto mayor, la citología, las enfermedades crónicas no trasmisibles, el materno infantil, la vacunación, así como su incidencia en que se mejoren los hábitos y estilos de vida de las personas.

Asimismo se refirió al trabajo de promoción y educación de salud con los grupos de riesgo, la atención a las personas con discapacidad, a los postrados, los adultos mayores, a los pacientes con neoplasias que desarrolla el médico y la enfermera de la familia.

Hasta nuestros días el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia continúa jugando su rol inicial integrador de liderazgo en la comunidad para prevenir enfermedades y sembrar salud.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar