Allen Valdés Rodríguez, paciente amanciero que vive con VIHPara el amanciero Allen Valdés Rodríguez, vivir con el Virus de Inmunodeficiencia Humana Adquirida (SIDA) no es el fin del mundo, pues después de diagnosticarse como seropositivo se graduó de Licenciado en Psicología General, y lleva una vida normal.

Allen atiende la población en la Dirección Municipal de Salud en Amancio, municipio ubicado a unos 100 kilómetros de la ciudad de Las Tunas; además de practicar ejercicio físico, es promotor del proyecto Hombres que tienen sexo con hombres (HSH), y dirige el de personas viviendo con VIH/SIDA.

Allen Valdés Rodríguez, paciente amanciero que vive con VIH

Este joven para nada oculta su estado serológico, ni su condición homosexual; al contrario  comparte con otros su experiencia personal, para evitar que se produzcan nuevos contagios por una enfermedad  que se extiende de forma vertiginosa por el mundo.

Es de conversación muy fluida como buen cubano, y esa es un arma que utiliza muy bien para influir entre quienes le rodean sobre la necesidad de mantener un sexo seguro y responsable.

”Tenemos una responsabilidad social y legal ante la sociedad; no estamos obligados a decir que somos enfermos, pero si a cuidar y proteger a quienes nos rodean, cuando llegamos a una institución de salud debemos poner en conocimiento a técnicos, personal de enfermería, y especialistas, de nuestro estado, para que se extremen las medidas de bioseguridad, así como poner en conocimiento la condición de seropositivos a nuestras parejas, porque al llegar al régimen ambulatorio recibimos un curso aprendiendo a vivir con VIH”.

En este sentido apunta que tienen derecho a disfrutar de educación, salud, deportes, cultura y empleo, así como deberes que cumplir con la sociedad para mantener una conducta responsable, pues pueden enfrentar procesos legales con sanciones que oscilan entre los 3 y 8 años de privación de libertad si de forma maliciosa trasmiten su enfermedad.

En Amancio 36 personas viven con el VIH/SIDA, 28 son hombres y 8 mujeres, de ellos 12 se encuentran en régimen ambulatorio a los que se les garantiza una creciente calidad de vida. A través de un programa de atención integral en el que se les garantiza seguridad social y laboral, asistencia médica, así como el tratamiento
antirretroviral totalmente gratuito, que incluye el tratamiento de enfermedades oportunistas, también gratuito para el cien porciento de los enfermos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar