El programa de riesgo reproductivo preconcepcional se lleva desde la atención primaria de salud en los consultorios del médico y la enfermera de la familia con el objetivo de mantener el control de la natalidad, a partir de la planificación de la descendencia.

La doctora Sahilí Medrano Ledezma, especialista en Gineco-obstetricia de los servicios de salud en el municipio de Amancio,-ubicado a 100 kilómetros de la ciudad de Las Tunas-, destacó la importancia de este programa que permite el control de las mujeres en edad fértil.

Medrano Ledezma significó que se atienden las adolescentes a partir de la creación de clubes, charlas educativas y de otras acciones para orientarlas sobre como actuar en esta etapa en la que aún no están aptas física y mentalmente para asumir un embarazo.

La especialista puntualizó además que se atienden aquellas féminas que tienen algún riesgo y que son vistas en consultas para lograr que estén compensadas cuando deseen concebir un embarazo.

Aquí se evalúa además su bienestar que depende del estado de salud o enfermedad, nutrición, hábitos personales, estilo de vida e influencias ambientales, explicó.

Asimismo insistió la importancia de que la pareja que quiera lograr descendencia se prepare para que sean hijos deseados y en el momento que tengan creadas todas las condiciones desde le punto de vista económico y social.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar