Mi sangre no tiene precio. Foto: Rafael Aparicio Coello.
Mi sangre no tiene precio. Foto: Rafael Aparicio Coello.

“Eran aproximadamente las 6 de la tarde, acababa de llegar agotado del trabajo a la residencia que ocupaba junto a otros colaboradores en San Juan de la Gunilla, estado de Mérida en la República Bolivariana de Venezuela, escuché unos toques  rápidos en la puerta y al abrir me encontré con  unas caras asustadas, al preguntar qué pasaba me contestaron que sabían que yo era donante de sangre O positivo por lo que necesitaban mi ayuda pues tenían un pariente de 60 años a quién operarían del corazón y estaba en estado crítico, en fin necesitaban sangre  y querían saber que quería o cuánto dinero pedía por ello”.

“Imagínese periodista, nosotros que estamos acostumbrados en Cuba a donar sangre voluntariamente, enseguida le contesté… Mi sangre no tiene precio, vamos para allá….  me queda la satisfacción que le salvé la vida”.

Esta  historia la comparto con ustedes pues es una muestra del desinterés que caracteriza a este cubano de 53 años de edad Abelardo Guerra Socarras, entrenador de beisbol que acumula en su currículo más de 100 donaciones de sangre.

Desde el pasado día 6 y hasta el 14 Día dedicado a los que  de forma anónima realizan este acto altruista, son reconocidos los 742 donantes , según me comentó   Rosabel Pasos Torres, integrante  de la Dirección de los Comités de Defensa de la Revolución y precisó que durante más de 15 años se sobre cumple el plan de donaciones previsto sobresaliendo entre los 10 centros promotores, la Dirección de Educación, Deportes, el Sector Militar y la Terminal Marítima.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar