Vitalidad de los servicios de salud en Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

El férreo bloqueo que impone el gobierno de los Estados Unidos a la Isla, que se recrudece por estos días con las limitaciones en la entrada de combustible, no mella la voluntad de los trabajadores del sector de la salud para prestar al pueblo un servicio de excelencia.

Vitalidad de los servicios de salud en Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En el Área de Salud local,  está garantizado el equipamiento, los materiales, medicamentos  y el recurso humano, con especial énfasis en puntos vitales como el salón de operaciones.

De forma semanal se analizan, en dependencia de la disponibilidad de los insumos que llegan cada 10 días, los pacientes a los que se les realizará el proceder quirúrgico.

Se prioriza un stock para  la urgencia o emergencia, de igual manera, se asegura para los trabajos de partos y cesáreas, y los pacientes que deben ser remitidos al hospital provincial, se les garantiza la vitalidad del transporte sanitario.

En cuanto al material gastable que se utiliza en salas, salones y departamentos del Policlínico con Servicios de Hospitalización Luis Aldana Palomino, en los consultorios del médico y la enfermera de la familia, y para los pacientes encamados en las comunidades, hay disponibilidad por unos cuantos meses, no obstante, se optimiza su utilización.
 
Ante la actual situación coyuntural con el combustible, se eleva el ahorro de energía sin afectar la atención a los pacientes, se apagan durante el día las luminarias de los pasillos, desconectan equipos de clima en oficinas, así como el desplazamiento del uso de equipos altos consumidores, como el autoclave, fuera del horario pico, entre otras. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar