Foto: Danay Naranjo Viñales

Como parte de las medidas adoptadas en el municipio de Amancio para evitar la propagación del nuevo Coronavirus, y en cumplimiento a las orientaciones emitidas por la máxima dirección del país, las autoridades locales decidieron suspender los eventos donde se reúne gran cantidad de personas.

Entre los espacios detenidos está la tradicional feria agropecuaria de cada fin de semana, evento donde confluyen los organismos estatales y formas productivas, con el fin de poner a disposición de los pobladores  algunos productos para la alimentación.

Para garantizar la disponibilidad de estos alimentos, los presidentes de las formas productivas se reunieron con el resto de los factores que intervienen en dicha actividad, quienes coincidieron en que son tiempos de materializar compromisos y demostrar que realmente la Revolución puede contar con el campesinado amanciero.

De ahí que diseñaron una estrategia que permite la entrega de lo acopiado en cada mercado, placitas o puntos de venta, según la ubicación de las unidades. Para ello resulta imprescindible el empleo de la tracción animal, así como el apoyo de los vecinos que tienen patios con cultivos de la época.

Los campesinos locales ratificaron su compromiso de producir para el pueblo, conscientes de que corren tiempos difíciles ante los cuales trabajan de una forma diferente siempre con el pueblo como prioridad.

El encuentro estuvo presidido por Yaquel Vargas Castañeda, primera secretaria del Comité Municipal del Partido, quien llamó a aunar todos los factores en cada comunidad y propuso incorporar ofertas que no se llevaban a la feria, tales como, carne de ovejo, gallinas y huevos a partir de las potencialidades de cada forma productiva.

Al mismo tiempo, insistió en extremar las medidas de higiene para asegurar la inocuidad de los alimentos antes de su venta a la población.