Joven Club de computación en Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

La computadora de la familia cubana, esa que es fuente inagotable de conocimientos, aprendizaje y también de recreación hoy reduce sus servicios por precaución ante el peligro de la Covid-19.

Los tres Joven Club de Computación de Amancio, hoy no ofrecen el tiempo de máquina, uno de los servicios más demandados por nuestros niños, adolescentes, jóvenes, en su función lúdica, así como de otros sectores de la población que lo emplean en la búsqueda de información e investigación.

Joven club de computación en Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Hoy en las tres instalaciones locales se puede acceder a La Mochila para esta etapa en la que debemos salir sólo lo indispensable de casa aquí se encuentran las más diversas opciones que van desde un consejo útil, un filme, serial, novela, musical o un humorístico. También se puede acceder a la venta de las licencias segurmatica, y a la gestión y copia de información.

Todo esto por supuesto cumpliendo con las orientaciones que determina el país para la seguridad de la población como son las barreras de contención para el lavado de las manos, la limpieza de los superficies y del equipamientos con sustancias desinfectantes, en especial el teclado y el mouse por ser de los que más se manipulan .

Por otra parte un grupo de trabajadores se acogen a las modalidades de teletrabajo y trabajo a distancia, lo que evita la aglomeración en los puestos de labor, en tanto los equipos de guardia que se mantienen activos y comparten artículos de sitios seguros sobre el comportamiento de la epidemia de la Covid -19.