Amancio es más que una comunidad. Foto: Danay Naranjo Viñales.

La zafra azucarera en el municipio de Amancio inició el pasado 12 de diciembre en medio de incertidumbres y traspiés, como decimos en buen cubano.

Cuando han transcurrido 82 días de tan importante momento, los resultados no son nada satisfactorios si nos referimos a la producción de azúcar como principal propósito de quienes integran el sector más amplio de esta localidad.

Disímiles factores han atentado contra la estabilidad de la molienda desde el propio comienzo hasta la actualidad.

Algunos se mantienen de períodos anteriores como es el caso del mal estado de los caminos, la carencia de piezas de repuesto para determinados equipos o la falta de personal capacitado, entre otras cuestiones.

Es cierto que mucho se mejoró, por ejemplo, en aspectos como la atención al hombre, aunque aún queda mucho por hacer. La puesta en marcha del sistema de emulación y estimulación así como el desarrollo de las ferias agropecuarias cada viernes, para quienes hacen zafra en Amancio, constituyen elementos a destacar entre los positivos.

Sin embargo, sobresale una cuestión que afecta cada año y cuya respuesta representa la aguja perdida en el pajar. Se trata de la falta de materia prima para la estabilidad del ingenio.

Más allá de las roturas que puedan presentarse en la maquinaria del central, hay que reconocer que la mayoría de las veces la parada se debe a la ausencia de caña.

En este municipio existen 14 granjas dedicadas a la siembra de caña, distribuidas a lo largo y ancho de la geografía local.

Durante todo el año, estas unidades se alistan para enfrentar la zafra con la eficiencia que demandan los tiempos y la economía del país. Sin embargo, resulta inexplicable que en medio de la campaña, la humedad de los suelos en determinado lugar detenga la zafra.

Amancio es más que una comunidad y no en todos los lugares llueve el mismo día. Por tanto ¿por qué no mover los pelotones hacia otra unidad? Eso es estrategia de corte y permisible ante la ley.

En estos momentos Amancio necesita caña en el basculador lista para procesarse y convertirla en azúcar, no en informes ni partes diarios.

Estamos en los mejores meses para el aprovechamiento de la caña. Contamos con equipos de última tecnología para los cortes, alrededor de 40 camiones trasladan la materia prima para el basculador del central, se logró conformar el segundo turno para la actividad y la maquinaria responde eficazmente.

Pero justo ahora, la humedad en los suelos impide los cortes y por tanto, se detiene la zafra. Hay que tener vista larga, ya lo hemos analizado en reiteradas ocasiones.

Es cierto que la lluvia no se puede predecir y menos detenerse. Pero teniendo en cuenta la experiencia de años anteriores todo ese personal que diseña, organiza, dirige y controla la zafra debe rediseñar las estrategias de trabajo y cortes.
Ese sería el primer paso para lograr la tan anhelada eficiencia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar