Control de la economía

A pesar de los esfuerzos realizados en Amancio, al cierre del mes de febrero, no se logró cumplir con algunos indicadores económicos, determinantes para el desarrollo del municipio y del país.

Aquí influye con mayor peso, el incumplimiento del plan de producción de azúcar, por las causas ya conocidas, a lo que se suman otros organismos locales.

Entre ellos saltan a la vista con mayor incidencia, la industria alimentaria y la cadena cubana del pan, que enfrentan una situación difícil con la disponibilidad de harina, materia prima indispensable para la mayoría de sus producciones.

A esto se unen además, la unidad empresarial de base (UEB)Forestal, las integrales de Granos y Agropecuaria, entre otras, las que están obligadas a apretar el paso para cerrar el primer trimestre del año con mejores resultados.

Por otra parte está la inejecución del presupuesto, que en algunos casos, no se emite una razón convincente para que ocurra esta irregularidad, por lo que se insiste en fortalecer los mecanismos de control y que no falten los deseos de hacer más.

En este tema se involucra la Dirección de la Vivienda, Salud, Educación, la Dependencia Interna y la unidad presupuestada Servicios Comunales, los que deben reprogramarse las acciones a acometer.

Estos incumplimientos, tanto de las ventas como de los ingresos, las cuentas por pagar y cobrar, la comercialización, el gasto excesivo de combustible, el pago de salario sin respaldo productivo, así como las utilidades y otros, constituyen un problema de todos y en los que se debe trabajar con conciencia y sentido de pertenencia y responsabilidad.

Por todo lo antes expuesto, la dirección política y administrativa del municipio en correspondencia con el llamado que nos hace el país, convoca a encender bombillo rojo en todos estos indicadores en los que Amancio no logra los resultados necesarios, pues de ahí depende  salir adelante y proteger la economía del país, que es igual a decir nuestro desarrollo y bienestar.