Imprimir
Categoría: Cuba

 Mariana recibió al cumplirse 205 años de su natalicio el tributo de los cubanos Foto: Eduardo Palomares

SANTIAGO DE CUBA.–«(...) no hay corazón de Cuba que no deje de sentir todo lo que debe a esa viejecita querida», escribiría sobre Mariana Grajales Cuello el Apóstol José Martí desde lo hondo de su alma, de ahí que al cumplirse 205 años del natalicio de la madre de los Maceo este 12 de julio, recibiera el tributo de los cubanos en el cementerio patrimonial Santa Ifigenia.

Así quedó testimoniado en la ofrenda floral depositada a título del pueblo de Cuba ante su tumba, en presencia de los miembros del Comité Central del Partido y máximas autoridades del Consejo de Defensa Provincial, Lázaro Expósito Canto y Beatriz Johnson Urrutia, mientras un destacamento de ceremonias de las FAR integrado por féminas le rendía guardia de honor.

«Fue una mujer fuerte y activa –diría al evocar el legado de tan extraordinario símbolo Graciela Pacheco Feria, investigadora y descendiente de la familia Maceo-Grajales–, y en diez años de dura guerra mantuvo siempre en alto su espíritu de rebeldía. Ella no aceptó el Pacto del Zanjón que le dejó un sabor amargo y profundo pesar en el corazón de madre y patriota.

«Hoy la recordamos con profundo orgullo –señaló más adelante-, no solo como la madre de los Maceo, sino también como una mujer que rompió las limitaciones de la época, imponía su género y se alzó como estandarte de la libertad, representante genuina de esa identidad cultural y nacional que se estaba gestando».    

Tras sus palabras, Expósito Canto y Johnson Urrutia encabezaron el depósito de flores dedicadas a quien por derecho propio en el área patrimonial central de la necrópolis santiaguera, comparte con Martí, Carlos Manuel de Céspedes y Fidel, el altar de la patria reservado a los fundadores de la nación cubana.

____________
Fuente: Periódico Granma