Mártires del 26 de Julio

El callejón del muro vio caer los cuerpos y apagarse la vida de dos de los jóvenes más valiosos de la generación del centenario Frank País García y Raúl Pujols Arencibia, por la saña de asesinos miserables.

La heroica Santiago de Cuba, recogió los cuerpos ensangrentados de sus hijos, se enjugo las lágrimas, corrió la voz de casa en casa, y sin importar las armas y la represión de la tiranía, la marcha inundo las calles de esa tierra indómita que se volvió rojinegra.

La multitud enardecida clamaba justicia, y de los balcones caían flores para acompañar los féretros. No pudieron callar la voz del pueblo, el clamor de justicia fue mas fuerte, y la decisión de luchar y vencer se apoderó de la conciencia ciudadana.

Cegaron la vida de los jóvenes en plena juventud, pero sus ideas se multiplicaron e indicaron el camino para conquistar la eternidad. No pudo nada la furia de los sicarios la muerte de Frank País García y Raúl Pujols fue acicate para el movimiento 26 de julio y la lucha que se gestaba en las entrañas de la Sierra Maestra, que resultó en victoria y no dejó que el sacrificio de sus hijos fuera en vano.

Los mártires vuelven cada mes de Julio para merecer el homenaje de todo un país que los recuerda y sigue su impronta, en una jornada dedicada a todos los Mártires de la Revolución Cubana que fertilizaron con su sangre generosa el suelo de Patria.

A 63 años del horrendo crimen los jóvenes son continuidad para seguir para seguir enarbolando la bandera de la estrella solitaria como símbolo de que su huella es imperecedera.