Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba  

 

 

Fidel Muñoz García trabaja en la empresa Motores Taíno de La Ha­bana, es uno de los delegados que por el municipio de San Miguel de Padrón asistirán al VII Congreso del PartidoFidel Muñoz García tiene su reino entre las paredes de la empresa Motores Taíno de La Ha­bana. A los 18 años comenzó a trabajar allí y hoy ya tiene 51. Es un obrero que ha cultivado sus días primero como mecánico especialista en la reparación de motores de petróleo y ahora como dependiente del almacén de piezas rusas para los camiones remotorizados.

Fidel viste el overol azul de trabajo, con el mismo orgullo que si llevara un traje de gala. Se graduó de 12 grado en la Facultad Obrero Cam­pesina y con 31 años comenzó a militar en las filas del Partido Comunista de Cuba. Hoy es uno de los delegados que por el municipio de San Miguel de Padrón asistirán al VII Congreso del Partido, a realizarse entre los días 16 y 19 de este mes.

“Ya son 20 años como militante, desde ma­yo del 1996 —comenta—. Yo no había militado en las filas de la UJC, pero mis compañeros creyeron que tenía las condiciones para integrar el PCC y así fue”.

Entonces, cuenta del orgullo tremendo porque “mis padres eran militantes, mi padre, in­cluso, fundador. Para mi familia era una gran responsabilidad y un reconocimiento formar parte del Partido”.

Ahora se desempeña como uno de los se­cretarios de su núcleo y cree que este Congreso será histórico.

“Va a ser uno de los más importantes por la coyuntura que vive el país tanto en el aspecto económico como en el escenario de negociaciones y restablecimiento de relaciones con Estados Unidos”, agrega.

“Con la discusión del proceso de actualización de los Lineamientos, que vienen del anterior congreso, se continuará trazando la política económica del país, además de los debates que tendrán lugar en torno a la conceptualización del modelo socialista cubano. Serán días de intenso trabajo y de una alta responsabilidad”, argumenta.

Con respecto al escenario actual y el papel del Partido agregó que “hay una batalla ideológica intensa y la preparación de los jóvenes pa­ra enfrentarla es fundamental.

“Sin la juventud no se puede lograr nada. Se ha demostrado a la largo de nuestra historia que los grandes cambios sociales los han llevado a cabo los jóvenes. Desde la Guerra de In­de­pendencia, durante la neocolonia, el asalto al Moncada, todo el proceso de la Revolución tuvo a jóvenes como protagonistas. Hay que hacerle saber a la juventud que es el relevo de todo lo que se ha conquistado”, argumenta Fidel.

Al Congreso irá a debatir con la visión de un sector tan importante como el obrero, con los problemas que les aquejan y su participación determinante en el empuje de la economía y la construcción social. “Estos temas están sobre la mesa y en las discusiones el factor económico será fundamental”, comentó.

No deja fuera de sus argumentos los valores que debe tener un militante: la incondicionalidad al Partido, a la defensa de la Revolución y estar dispuesto por ella a dar lo más preciado que tiene el ser humano: la vida.

Dice también que la misión más importante del Partido es ser el guía fundamental de to­do el proceso de cambio que está sucediendo en el país, explicar bien todo lo que sucede y ser el protagonista.

“Dondequiera que haya problemas debe estar el Partido y en la solución de los mismos, los militantes”, concluyó.

Fuente: Diario Granma