Eloina Loicén Adolph. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada
Eloina Loicén Adolph. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Fidel, los amancieros no te dicen adiós, sino Hasta siempre Comandante, porque saben de tu presencia indispensable entre nosotros para continuar cumpliendo tu legado e irradiando tu ejemplo. Eloina Loycen Adolfo, mujer, negra y pobre, destaca la impronta de ese hombre gigante en su dimensión humana que supo llegar hasta los sectores más humildes de la población.

Eloina ama con pasión la obra revolucionaria y destaca que Fidel dignificó a la mujer, la hizo que anduviera con la frente erguida y le dio igualdad de posibilidades y oportunidades para que ayudara a construir una sociedad más digna y más justa.

Califica las palabras de Raúl en la Plaza de la Revolución "Antonio Maceo" en Santiago de Cuba, como muy meridianas, y ratifica que es dirigente de la Federación de Mujeres Cubanas desde su fundación y mientras viva defenderá el legado de Fidel.

María Magdalena Mensoney. Foto: Niria Isabel Cardoso EStrada
María Magdalena Mensoney. Foto: Niria Isabel Cardoso EStrada

María Magdalena Mensoney Díaz, es una mujer que vive eternamente agradecida a la Revolución y a nuestro eterno líder Fidel Castro, pues vivió el antes del triunfo Revolucionario  y de esa época recuerda que hoy vive con una discapacidad, porque siendo niña una caída le provocó una lesión en una pierna que le provocó una discapacidad  y en los hospitales se le cerraban las puertas, por ser pobre y negra.

Luego del Triunfo de Enero de Mil 959 llegó la luz de Fidel Castro y ella y sus once hermanos pudieron estudiar y formarse en distintos oficios, le agradece a Fidel haber visitado países socialistas, el haber trabajo en los Círculos Infantiles, el haber estado cerca de Vilma Espín.

Fidel no está muerto vive en nuestros corazones, y para honrarlo seguirá trabajando, aportando su granito de arena a nuestra obra social, esa es su manera de de decir Yo soy Fidel.

Rogelio García. Foto: Niria Isabel Cardoso EStrada.
Rogelio García. Foto: Niria Isabel Cardoso EStrada.

Para Rogelio García, otro amanciero que vivió de cerca los desmanes del capitalismo y quien solo se sintió reconocido como persona después de la alborada de Enero de 1959, destaca las palabras precisas de Raúl en Santiago frente a la estatua de Antonio Maceo de ser files al legado de Fidel, porque nos dio dignidad, y hoy solo nos queda continuar la senda que nos mostró  para cumplir con su obra y su legado