La proximidad de los festejos carnavalescos Amancio 2014 por la cantidad de personas que aglutina obliga extremar las medidas higiénico-epidemiológicas sobre todo en la manipulación y expendio de alimentos con el objetivo de evitar infecciones de transmisión hídrica y digestiva.

Ramón Canet, jefe del Departamento de la Inspección Sanitaria  Estatal, apuntó que se exige porque los elaboradores vendedores de productos comestibles cumplan con lo establecido en la legislación vigente.

Canet precisó que los inspectores de higiene se encuentran distribuidos y realizando recorridos por las distintas áreas destinadas al carnaval que iniciará el próximo 10 de Octubre, para comprobar que se respeten las decisiones adoptadas.

El especialista indicó además que se exige un adecuado porte y aspecto de los vendedores, la garantía y procedencia de los productos, el uso de hipoclorito de sodio para la desinfección del agua, el lavado de las manos, utensilios de cocina, frutas y verduras.

Asimismo puntualizó que a los infractores se les aplican las medidas establecidas en el decreto ley 272 para evitar brotes de enfermedades gastrointestinales.