La labor de la mujer cubana es reconocida en toda el mundo, por la valentía con la que enfrenta cada tarea de la Revolución, participando  activamente en el desarrollo social.

Este sábado tuvo lugar en la sede de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en el municipio de Amancio, un encuentro con fundadoras, trabajadoras, amas de casa, secretarias de bloques y jóvenes arribantes. El mismo estuvo presidido por Teresa Amarelles Boué, Secretaria Nacional de la FMC.

Luego de apelar a la historia de la organización y su impacto local, las presentes debatieron acerca de temas medulares que encaminan hoy la labor en la base.
El papel de la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia, así como el tratamiento a programas priorizados fueron temáticas ampliamente analizadas.

Uno de los aspectos que más llamó la atención fue la incorporación de las féminas a la entrega de tierras en usufructo, donde ya  existen 11 jóvenes. Asimismo, su desempeño en labores agrícolas,  en la higienización de los barrios y el protagonismo como delegadas a la Asamblea del Poder Popular.

El movimiento de mujeres creadoras ocupó espacio en el cónclave donde también se dio a conocer que esta localidad es una de las que en el país muestra mayor integración, con un 97.8 por ciento.

La Federación de Mujeres Cubanas, en la más occidental de las localidades tuneras, es un frente de combate desde una óptica más progresista y en defensa del modelo social cubano.