Muchos son los hechos que hacen viable la historia de Cuba. Pero una de las cosas que más la distingue es la presencia de la mujer en todas las etapas del proceso revolucionario.

Y es que a fuerza de coraje y valor supieron ubicarse en ese pedestal que el propio desarrollo hace de ellas seres imprescindibles.

El programa de opinión y debate Micrófono Abierto, de Radio Maboas, quiso homenajear a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC)  en su cumpleaños 55.

Un recuento necesario por los inicios de la FMC en el municipio de Amancio, así como la continuidad y los nuevos retos de la organización fueron expuestos en el espacio radial.

Freddy Arrechea Álvarez, fundadora de la federación en esta sureña localidad tunera, se refirió a las principales tareas que acometieron, rompiendo con los tabúes que existían en cuanto al sexo débil.

Hoy las motiva esa voluntad innata que caracteriza a las cubanas; así lo corroboró Reyna Villalobos, quien siendo una niña se volcó a las actividades que le proponían a favor de la comunidad. Por si fuera poco, el joven relevo también se hizo presente con la seguridad de mantener el legado de Vilma Espín.

 Como parte de las acciones para festejar el aniversario 55 de la constitución de la Federación de Mujeres Cubanas, los estudios de Radio Maboas, sirvieron de escenario a la presentación del libro Vilma Espín, el fuego de la libertad.

En las palabras introductorias, Alexander Jimenez del Toro, especialista de la Casa de la Cultura en Amancio, narró pasajes del volumen y explicó a las federadas presentes,  la necesidad de incursionar en la vida la Heroína de la Sierra y el Llano,  como fuente de inspiración y ejemplo.

Se refirió, además, a los diferentes capítulos del libro "Vilma Espín, el fuego de la libertad", como un pasaje por la historia de se entregó a la conquista de la dignidad femenina en el país.