Por la inclusión social en igualdad de derechos y oportunidades de las personas con discapacidad en el municipio de Amancio sesionó durante dos días un taller de sensibilización, como parte del proyecto Vida Plena.

En el encuentro participaron miembros de las asociaciones que agrupan a las personas con algún tipo de discapacidad física e intelectual, sus familiares, los técnicos del Trabajo Social que atienden las comunidades, y la subdirección de la Asistencia Social.

Los presentes se pertrecharon de un grupo de términos que ayudan a mejorar el trato a estas personas, con el objetivo de que trasladen sus experiencias a las comunidades en las que residen y de esta forma ayuden a elevar su autoestima.

Ana Gloria Silva Rivero, subdirectora de la Asistencia Social en esta localidad, se refirió a algunas de las leyes que en Cuba protegen a este sector poblacional y en este sentido hizo referencia a la atención que reciben niños, adolescentes y jóvenes que asisten a escuelas especiales.

Por otra parte se insistió en la necesidad de crear y garantizar condiciones para mejorar la calidad de vida de estas personas y entre ellas que existan en lugares donde se realicen trámites o se presten servicios vitales intérpretes del lenguaje de señas. 

Ernesto González, miembro del Comité Organizador del Proyecto Vida Plena, refirió que el mismo pretende pertrechar a la sociedad en general de un grupo de técnicas y herramientas para lograr una cultura de la discapacidad.