Concurso EscaramujoHace pocos días se entregaron los premios “Escaramujo” que otorga la Brigada de Instructores de Arte “José Martí”, en sus diversas modalidades.

En esta oportunidad tres amancieros lograron ubicarse entre los escogidos y, a su vez,  contribuir a que la provincia de Las Tunas fuera la más premiada.

Daimí Álvarez Labastida, escritora local, presentó el cuento para niños “Los ojos de Abigail”, una interesante propuesta que persigue el rescate de valores desde la familia. Según la autora, merecedora del Gran Premio en literatura, nuevamente los pequeños fueron su musa inspiradora.

Otro de los premiados fue el joven Alexander Jiménez del Toro con una décima titulada “El tren que nunca pasa”. En ella desafía la soledad y la angustia del hombre contemporáneo en cualquier circunstancia de la vida.

Lo novedoso de esta obra es que rompe con su esquema tradicional y propone una nueva estructura y contexto literario.

Las Artes Plásticas también estuvieron de pláceme por intermedio de Roberto Vázquez, en la modalidad de paisaje, con una  pintura  que refleja la acción devastadora del hombre en  nuestros campos.

Con una excelente interrelación entre colores, sombras y reflejos el autor logra que el espectador capte el mensaje desde el momento en punto que la observa.

Arte y talento se dan la mano, al sur del Balcón del Oriente Cubano, para que  la cultura continúe viva desde una sensibilidad más cercana al intercambio social que enfrentamos a diario.