Amancio, agosto 16 (RM): El poeta Vicente Espinel, creador de la décima, nunca se imaginaría que la Estrofa Real, nombre con el que se dio a conocer  en sus inicios, se convertiría en un himno, para La mayor de las antillas.

Traída por los conquistadores españoles, la décima llegó a Cuba y se aplatanó, en una tierra que la hizo suya  para  enriquecerla.

El cultivo de este género de la literatura en la isla, se fue arraigando entre la población campesina, a tal extremo que surgieron diferentes variantes  como la décima repentizada.

Con el triunfo de la Revolución, muchas son las oportunidades  para todos aquellos que cultivan la décima, entre las que se encuentran  la creación de  talleres, escuelas de formación literarias,  entre otras.

Nuestra localidad no quedó ajena a tan importante acontecimiento y muchos son los poetas que han dedicado su vida a la espinela.

Actualmente el trabajo de repentistas y poetas de este municipio de Amancio ha logrado prevalecer por encima de otros géneros literarios, acción que trajo como consecuencia, que hoy seamos uno de los tres primeros lugares en el cultivo de la décima en la provincia Las Tunas.

Para salvaguardar una tradición que ya alcanza los 100 años de vida, se crearon los talleres de repentismo infantil, iniciativas, que hoy nos hacen sentir tan orgullosos de la décima.