MADRID.— Una gran ovación del público y una lluvia de pétalos dorados marcaron el final de la gala de homenaje dedicada esta semana a Alicia Alonso, en reconocimiento a los 20 años de actividad ininterrumpida de la Cátedra de Danza que lleva su nombre, en la Universidad Rey Juan Carlos, de esta capital europea.
La Reina Sofía compartió con Alicia el palco de honor del Teatro de la Zarzuela.

La velada estuvo presidida por la reina Sofía, quien compartió el palco con Alicia Alonso y se sumó a las múltiples muestras de admiración y respeto que recibió la prima ballerina assoluta.

Las primeras figuras del Ballet Nacional de Cuba tuvieron una brillante participación que provocó delirio en el público. El pas de deux del III acto de Don Quijote, asumido por Anette Delgado y Dani Hernández fue recibido con entusiasmo ante una esplendida muestra de técnica y estilo. La ejecución del adagio de El lago de los cisnes por Sadaise Arencibia y Arián Molina llegó a los límites de la exquisitez.

Otro representante de la escuela cubana de ballet, Javier Torres, interpretó de manera apasionada La muerte del cisne, acaparando para sí la atención del auditorio.

En la Gala estuvieron presentes alumnos de la Cátedra de Danza Alicia Alonso y miembros del Ballet de Cámara de Madrid, quienes completaron un programa que combinó lo clásico y lo contemporáneo. (SE)