¡Ahí viene Chicharrita!, exclamó un coro de pequeños en el Círculo Infantil Roberto García Blanco, del municipio de Amancio.

Llegó como quien es dueña del escenario, vestida de payaso. Actuó y   jugó con los niños de ese centro educacional. ¿Su nombre? Yaquelín Rivero Moreno, una  mujer  alegre que  logra apoderarse de  sueños y fantasías con el  hechizo de un hada.

Instructora de teatro de la Casa de Cultura Sergio Reinó Reina, Yaquelín,  sintió pasión por las artes escénicas. A través de ellas podía enriquecerse como actriz de teatro para niños, atrapar la realidad del entorno y llevarla a las tablas.

“Desde pequeña siempre me gustó el teatro, aprendí mucho con la instructora Francisca Nápoles, alguien que siempre supo cómo guiarme en el mundo de la actuación; luego  comencé a trabajar con ella, y hasta este momento son 13 años dedicada al trabajo con los niños”, comenta con satisfacción.

Carcajadas es el proyecto que le permite el contacto directo con los más traviesos de casa. “Adoro a los niños, ellos tienen la posibilidad de sacar de mi, no solo la instructora sino también a la payasita, la amiga y sobre todo la  chiquilla que llevo por dentro. Recuerdo que la primera vez que me vestí de payaso me sentía distinta, era como si todo el poderío y la magia del teatro se unieran para darme fuerzas; aún me temblaban las manos, pero cuando salí a escena recibí un aplauso tan sonoro, que se me quitó  el susto de sopetón.”

Y es que no hay una fiesta de cumpleaños o Festival de Pioneros en los que no esté Chicharrita, animando y repartiendo ilusiones, salidas de un sombrero o sencillamente de lo más profundo de su corazón.