Las tradiciones, son el conjunto de patrones culturales que una o varias generaciones hereda de las anteriores y, usualmente por estimarlos valiosos, trasmite a las siguientes.

Los amancieros contamos con una de las tradiciones más arraigadas dentro del  pueblo, bailar al compás de un órgano.

En la  década del 30 del pasado siglo se introduce el primer órgano cilíndrico, en el antiguo central Francisco el cual se adueño del corazón de los bailadores.

Luego comienzan a llegar al municipio otros de mayor formato hasta alcanzar la cifra de 17, los que amenizaban en las verbenas y  fiestas en las colonias campesinas.

Hoy a 80 años, esta práctica se arraigó de tal manera entre los amancieros, que un grupo de niños cuyas edades oscilan entre los 9 y los 11 años mantienen viva la música del órgano.

Rafael Bacallao Parra, director del Órgano El Tradicional, es el creador de este proyecto  que enseña el difícil arte de sacar música, con una manigueta.

Los 6 pequeños que forman parte de este proyecto estudian en escuelas primarias, pero no existe una sola tarde en la que no se reúnan para ensayar los nuevos temas.

La presentación en una de las áreas bailables diseñadas para el carnaval infantil Amancio 2011, es una de las tareas que tienes estos pequeños, quienes prometen, hacer bailar a los pobladores amancieros.