Yuraima Trujillo Concepción no ha perdido el brillo juvenil que la reconoció como una de las voces más audaces de la literatura tunera en los últimos años. Ahora se desdobla como madre, pero aún nos va mostrando, con su risa auténtica, esa sensibilidad que sólo es suya.

De aquella incipiente escritora que nos sedujo con “La noche es una mujer”, ha llovido mucho. Hoy nos sorprende con un texto para los niños titulado “La niña de la casa grande”, plagado de magia, poesía y de un realismo mágico peculiar.

Ese texto fue presentado recientemente en la habanera Fortaleza de San Carlos de La Cabaña con una nueva reimpresión en colores, como parte del programa literario de la tierra de El Cucalambé en la XXII Feria Internacional del Libro Cuba 2013.

“Quedó muy bonito, se editó en la Sanlope pero con presupuesto de las editoriales habaneras y resultó un poco más atractivo, pero costoso”, comentó Yuraima, quien  se inició en el arte de contar historias gracias a un taller desarrollado en su municipio natal.

Enfrascada en la atención de su pequeño hijo, escribe por estos días una noveleta infantil-juvenil, que versa sobre los conflictos de la niñez, el divorcio de los padres, la amistad y el amor.

Ante la pregunta de en qué lugar están los cuentos eróticos que, bajo el título "La noche es una mujer", causaron revuelo en el año 2007, responde:"Hace siglos que no escribo nada erótico, pero están escondiditos en algún lugar que si los busco, yo creo que pueda volver a escribirlos".