Este 25 de octubre 11 millones de cubanos, estuvimos pendiente de la votación del informe en la Asamblea  General  de las Naciones Unidas, sobre la Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos  a Cuba.

La respuesta de los pueblos del mundo no se hizo esperar 186 votos a favor, 3 abstenciones y 2 en contra, una vez más se alzaban nuestras voces ante la victoria.

La resolución aprobada insta a "los Estados en los que existen y continúan aplicándose leyes y medidas de ese tipo a que, en el plazo más breve posible y de acuerdo con su ordenamiento jurídico, tomen las medidas necesarias para derogarlas o dejarlas sin efecto".

Uno de los principios de la Carta de la ONU, indica la igualdad soberana que existe entre los Estados, así como la no intervención y no injerencia en sus asuntos internos y la libertad de comercio y navegación internacionales, algo que Estados Unidos viola siempre que desea.

El apoyo casi universal a la demanda de poner fin al bloqueo contra la isla aumentó considerablemente desde que se presentó por primera la resolución el 24 noviembre de 1992.

En la actualidad el mundo conoce de nuestro sacrificio, de las carencias y penurias a que nos vemos sometidos los cubanos, por este cerco que ya tiene más 50 años, sin embargo no existe un país hermanos que ante una necesidad o una emergencia no cuente con la ayuda solidaria de los que habitamos, esta, La mayor de las antillas.