Eliodoro Rivero Rodríguez, radioaficionado amanciero. Foto: Rafael Aparicio Coello.Un pequeño grupo de hombres y mujeres amancieros integran la Federación de Radioaficionados de Cuba en el radio club Cesar Suárez Labrada que a modo de entretenimiento por hobby o por puro placer se encargan de comunicarse con otras personas en el mundo.

Ellos disfrutan el poder servir a los demás por eso que cuando se les llama no miran atrás y se ubican en el lugar que les corresponde pues se saben un pelotón de vanguardia, de esos que son imprescindibles.

Muchas anécdotas tienen para contar y los fenómenos  meteorológicos que han afectado al municipio dan fe de su pericia y consagración. Cuando el huracán Ike nos dejó su saga destructiva y nos quedamos aislados en materia de comunicación ellos se  encargados de enviar mensajes e informar sobre la situación real.

Sin falsas modestias sienten orgullo sano por su misión y de poder servir cuando más hace falta y en la contingencia que se presente.

La máxima de estas personas es el respeto y la cordialidad,  cuando se abren al mundo y en un punto o frecuencia hacen contacto con alguien y sepan que son cubanos.

Pero no solo están activos cuando en nuestra área geográfica hay peligro por la cercanía de un fenómeno meteorológico, ellos brindan su apoyo incondicional en cualquier tarea participando activamente en actividades de primer orden como el Proceso Electoral o el Censo de Población y Viviendas.

Hacen honor al nombre que lleva el club esta localidad tunera César Suárez Labrada, un luchador amanciero que murió en defensa de los ideales revolucionarios y que también se dedicaba a la radioafición.

Para ellos que muchas veces se convierten en héroes y heroínas anónimos nuestra felicitación por ser parte de los imprescindibles, de los que nunca dicen no y están ahí en la primera fila esperando ser llamados.