El municipio de Amancio amaneció este domingo bajo el impacto de las bandas de alimentación que dejó la tormenta tropical Isaac a su paso por el norte del oriente cubano.

Andrés Oliva, director de la Unidad Empresarial de Base de Acueducto y Alcantarillado, puntualizó que cayeron promedios significativos de lluvias en las comunidades de Vicente Pérez y Charco Piedra con 87 y 70 milímetros, respectivamente, y 55 en el Banco de Semillas del Grupo Empresarial Azucarero (AZCUBA).

Con respecto a los embalses, Oliva informó que la derivadora Sevilla se encuentra a plena capacidad  pero no ofrece ningún peligro para la población que se encuentra aguas abajo, en tanto el resto de las micropresas no han cubierto su capacidad de llenado, pero se esperan mayores beneficios con las precipitaciones que acompañan a Isaac.

Apuntó además que se está al tanto de los sistemas de bombeo para garantizar la estabilidad en el suministro de agua corriente y con calidad, pues a todas las estaciones se les entregó suficiente cloro.

Asimismo, Martha Tejada Arias, presidenta en funciones de la Comisión de Evacuación en la localidad, dijo que 38 abuelos del Hogar de Ancianos de la comunidad de Peraza, están asegurados en la Sala de Rehabilitación de la cabecera municipal, la cual cuenta con todas las condiciones de avituallamiento, camas, medicamentos, alimentación y atención por parte del personal de salud.

Tejada Arias indicó que el Consejo de Defensa Municipal realiza recorridos por Guayabal y el resto de las zonas vulnerables proclives a inundaciones.

En contacto con autoridades de los asentamientos de San Alberto, El Paraíso, y San Fernando, se conoció que se registraron rachas fuertes de vientos, lluvias intensas y tormentas eléctricas, así como indicaron que los residentes en esos lugares están a buen recaudo al igual que los recursos económicos y materiales.

Por su parte, el Mayor Felipe Castellanos Guerra, Jefe del Órgano de la Defensa Civil en Amancio, aseveró que se puntualizan los planes de evacuación de personas en casos de  intensas lluvias si fuera necesario, además de los aseguramientos para el transporte y las condiciones en unidades de albergamiento.

También enfatizó que se mantienen los servicios básicos a la población e insistió en la necesidad de preservar la disciplina, cumplir con las medidas que se orientan y extremar las acciones higiénico-sanitarias que eviten brotes de enfermedades infecto-contagiosas.