Día mundial contra el trabajo infantil

En el mundo 250 millones de niños son víctimas del trabajo infantil y la mitad de esa cifra lo hace en condiciones de riesgo, de ahí que la Organización de Naciones Unidas, cada 12 de junio dedique una jornada mundial contra el trabajo infantil.

El Estado cubano como ente rector de la sociedad tiene entre sus funciones velar por los principios básicos que sean regulados en torno a todos los ciudadanos y para su bienestar, y en este sentido esta la especial protección a los niños asegurando todos sus derechos.

Según se establece en la Ley de leyes en el Artículo 66 se prescribe exactamente la prohibición del trabajo infantil, así como se asegura el acceso gratuito a la Educación, la Salud, la alimentación, un entorno saludable, entre otros.

Asimismo se brinda especial protección aquellos adolescentes graduados de la enseñanza Técnica y Profesional u otros que en circunstancias excepcionales definidas en la Ley son autorizados a incorporarse al trabajo, con el fin de garantizar su adiestramiento y desarrollo integral, también se incluyen aquellos adolescentes que tengan alguna necesidad especifica.

Asimismo en la Ley 116 del Código de Trabajo, se establece en el articulo 22 que la capacidad para concertar contratos de trabajo se adquiere a los 17 años de edad, no obstante en situaciones excepcionales se autoriza a incorporarse al empleo a partir de los 15 años.

En este sentido se les brinda toda la protección y los empleadores deben cumplir requisitos que deben estar acordes a las características del adolescente, como es que su jornada laboral no de exceder las 7 horas diarias, y las 40 semanales.

Se les debe realizar un examen médico para conocer su condición física y mental para la labor que desarrollan, se les asignan tutores para que los guíen y capaciten, además prohibirse ser ocupados en puestos donde estén expuestos a riesgos físicos, psicológicos, nocturnidad, bajo tierra o agua, en alturas peligrosas, espacios cerrados o cargas pesadas, entre otras.

Esta es una muestra de la especial atención que brinda Cuba a la formación integral de su infancia, y la protege con derechos legales, para asegurar su bienestar.