El Consejo de Defensa en el municipio de Amancio evaluó las acciones que se ponen en práctica para enfrentar los embates de la tormenta tropical Isaac, que constituye una amenaza para las provincias orientales de Cuba.

Cada uno de los miembros del Grupo Económico-Social expuso las medidas adoptadas para minimizar los riesgos que puede traer consigo el noveno organismo de la actual temporada ciclónica.

Según trascendió los vacacionistas que se encontraban en los centros de recreo ubicados en el poblado costero de Guayabal fueron trasladados hasta sus lugares de residencia, en tanto ahora se protegen los recursos de cada una de esas instalaciones.

En el encuentro se puntualizó el plan de acción para evacuar a los pobladores residentes en asentamientos vulnerables, como San Alberto, hacia el Seminternado Abel Santamaría Cuadrado, el cual tiene creadas las condiciones para ofrecer alimentación y servicios de salud, entre otros aseguramientos.

Ya están listos botiquines médicos para la asistencia en los centros que recibirán evacuados, así como el personal médico, de enfermería y técnicos de higiene y epidemiología.

En este sentido, también se conoció que existe disponibilidad de medicamentos, sangre, oxigeno, camas en salas del Hospital Luis Aldana Palomino y de transporte sanitario.

Otros aspectos analizados fueron el inicio de la venta de la canasta básica familiar a los núcleos locales, y la producción de panes y dulces secos.

En cuanto al transporte, se dispone de un  parque de 12 ómnibus y 20 carros para las distintas actividades que requieran mover personas o recursos, así como se revisan el estado técnico y el combustible necesario para el funcionamiento de los grupos electrógenos.

Directivos de la agricultura informaron que se cosechan los renglones cultivados en zonas proclives a inundaciones y que corren el riesgo de perderse para  su distribución a los Mercados Agropecuarios y puntos de venta.

Teresa Amarelle Boué, Presidenta del Consejo de Defensa Provincial en Las Tunas, al conocer las medidas previstas por los amancieros ante la cercanía de Isaac, insistió en la necesidad de proteger al máximo los bienes materiales, sin descuidar ni un solo minuto a la población.