Radio MaboasEntre júbilos y recuentos por los 90 años del inicio de la radiofonía en Cuba, los trabajadores de la Novia Sonora del Guacanayabo, cuya planta trasmisora radica en el centro urbano del municipio tunero de Amancio, comparten el quehacer de muchas personas que también cimentaron la historia y leyenda de este imprescindible medio de comunicación en el antiguo central Francisco.

Cuatro años después de haber iniciado la aventura de los primeros radialistas amancieros, entró por la puerta ancha de la magia sonora una muchacha joven y bella, dispuesta a conquistar un espacio en el corazón de sus compatriotas. Su nombre: Ana Carmenates Peña.

"Fueron años duros,donde se trabajaba combinando el arte y las tareas sociales y económicas de primer orden en aquel entonces. Íbamos en las mañanas a los verdes canaverales para la recogida, corte o siembra de caña, y por las tardes nos incorporábamos a nuestros puestos de trabajo para radiar el quehacer cotidiano del pueblo, con alegría y confianza".

El talento era la premisa de Anita, como la llamamos cariñosamente. "El primer premio a nivel nacional lo obtuve con el programa "Atardecer Campesino", dedicado a los hombres y mujeres de los campos de mi Cuba linda. También logré una mención en un festival nacional con "Encuentro con Ud", en directo desde la terminal exportadora de azúcar a granel, de Guayabal".

"En mi carrera sumé muchos galardones en eventos municipales, provinciales, regionales y nacionales, fue una etapa muy linda para mí gracias a Radio Maboas. Y algo que quiero resaltar: antes hacíamos una radio con mucho survey, es decir en vivo, con una técnica casi rudimentaria, pero todo salía con mucho amor. Hoy todo es diferente, la tecnología ha avanzado y exhorto a nuestros continuadores a realizar programas con calidad y que sean el espejo de los oyentes".

"No quisiera pasar por alto este momento para recordar a tantos compañeros que me ayudaron a formarme como realizadora, ellos son Guadalupe Oliva,Genovevo Barrero,Bernardo Fuentes,Ernel López,Nery Moreno,Juan Miguel Carrero,Belkis Figueredo,Eddy Salgado,Angel Omelio Rodríguez (el Decano de la Radio),Manuel Menèndez,Amèrico Pèrez,Luis Felipe Oliveira y muchos más; a todos también les envío mis felicitaciones por tan significativa fecha".

Dentro de este cúmulo de talentos y derroche creativo, también sobresalen los periodistas. Irene Viamontes Rosabal tuvo la suerte de encontrar en la radio amanciera el motor impulsor de su crecimiento como persona y profesional.

"Guardo recuerdos muy gratos de mi paso por Radio Maboas. En esa emisora aprendí casi todo lo que sé hoy e incluso más, pues con los 25 años de entonces, era atrevida y editaba, montaba las cintas de aquellos tiempos, y hasta llegué a sacar la planta al aire un día en que llegó tarde el operador de sonido".

"En esa época, con jóvenes talentosos y llenos de creatividad, emprendíamos las tareas con la pasión que proporciona el medio, tratando de hacer las cosas bien hechas porque la gente te escucha, sabe quién eres y es capaz de verte como la persona que en un momento determinado puede ayudar a resolver un problema de la comunidad, con sólo sacarlo a la luz pública".

"Llegué a la radio procedente de Educación, y comencé como directora de programas. Dirigía un espacio histórico, un infantil y el programa  Hombres del mar, que era el que más me cautivaba. Unos seis meses después de haber comenzado, pasé al Departamento Informativo, donde tuve compañeros maravillosos y con los cuales me adiestré en la tarea".

"En Maboas, obtuve mi carné del Partido Comunista de Cuba (PCC) y también el de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC)".

"Actualmente resido en La Habana. Mi experiencia en la radio amanciera fue muy importante para mí; en la capital trabajé en Radio Reloj, estación que marcó aún más mi interés por las redacciones breves y que me ha servido hasta hoy".

"En Radio Cadena Habana dirigí el noticiero En Síntesis, y me desempeñé como jefa de redacción hasta el 2001. Fue entonces que descubrí el centro donde laboro en la actualidad, como Analista de Información, y en el cual soy la editora de una publicación digital".

"La radio fue una escuela y sigue siéndolo. Los que conocemos sus vericuetos, sabemos cuándo alguien se equivoca en lo más mínimo, pero reconocemos la abnegación de quienes viven para ella y por ella. Somos los mejores y peores censores de cuanto sale al éter, por eso de no escucharla en algún momento del día, es como si algo nos faltara para sentirnos a plenitud".

Y es que la radio amanciera lleva en sí la entrega de inolvidables creadores, técnicos, realizadores y profesionales de la información. Muchos continúan siendo escuelas de aprendizaje, donde prima la pasión por crear espacios cada vez más competitivos y que respondan a los intereses, gustos y preferencias del público oyente.

Otros, aunque no están entre nosotros por diversos motivos, nos acompañan en el propósito de lograr una radio más culta, apegada a la identidad y los principios de la Revolución. A todos, mil gracias por seguir latiendo junto a Radio Maboas.