Petronila Pompa, fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas. Foto: Rafael Aparicio Coello
Petronila Pompa, fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas. Foto: Rafael Aparicio Coello

Víctima de un trombo-embolismo pulmonar a las 12:30 de la madrugada de hoy jueves 17 de agosto y a la edad de 86 años falleció la destacada revolucionaria y dirigente de la Federación de Mujeres Cubanas en el municipio de Amancio, Petronila Pompa.

Esta singular mujer que vivió para enaltecer las conquistas de la Revolución, nació el 31 de mayo del año 1931, en Campechuela, en la provincia Granma, más tarde se trasladó a esta localidad del sur tunero para cosechar una rica historia.

Nilín como cariñosamente la llamaban sus conocidos y familiares es de esos seres excepcionales a los que la vida les otorgó el don de dar sin esperar recibir nada a cambio.

Con ese espíritu emprendedor que la caracterizó siempre se incorporó a las labores del campo como obrera agrícola en la comunidad rural de La Unión, y allí fue además,  maestra de superación entre los años 1963 y 1964.

Esta mujer fidelista y de alma martiana con su deseo de hacer más por el proceso revolucionario entre el 1967-1969 dirigió el Circulo Infantil Roberto García Blanco y el Contingente Femenino Municipal Amancio Rodríguez del año 1978 al 1980.

Integró además las Milicias Nacionales Revolucionarias, tuvo participación activa en la Campaña de Alfabetización. En el año  1960 ingreso a la Federación de Mujeres Cubanas siendo la primera secrertaria de esta organización en la cooperativa José Oviedo Chacón en el distrito Hernán González  donde constituyó, estructuras de base en ocho lotes de esa unidad productiva.

También desarrolló varias tareas dentro de los Comités de Defensa de la Revolución, tuvo participación en las acciones de la Crisis de Octubre y en Playa Girón.
Asimismo laboró en el Poder Popular como Jefa de Departamento de Cuadros donde se mantuvo hasta su jubilación.

Fue secretaria municipal de la FMC desde el año 1980 al 1982 y  delegada al Primer y Segundo Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas.

En la organización femenina tiene todo un historial y hasta sus últimos días se mantuvo activa en las actividades de la organización, ofreciendo sus experiencias a las más jóvenes, logró impregnar en su seno familiar el amor por la organización a la que se dedicó en cuerpo y alma y en la que creyó por lo que dignificó a la mujer cubana.

Llegue a sus familiares y amigos nuestras más sentidas condolencias. Su ejemplo y legado seguirá vivo en cada una de las amancieras