Inicia en Amancio la campaña de siembra de frijol. Foto: Bárbara Borrás Aguilar.
Inicia en Amancio la campaña de siembra de frijol. Foto: Bárbara Borrás Aguilar.

Producir alimentos para la población con iniciativas y aportes más renovadores es el propósito de los campesinos y campesinas, desde la localidad más occidental de la provincia de  Las Tunas. Programas como la siembra y cosecha del fríjol que sustituye importaciones, cuenta con garantía de recursos.

En Amancio ya inició la campaña.  Los productores que tienen esta responsabilidad cuentan con el patrocinio del programa País PMA-Cuba, razón por la que desde el mes de agosto recibieron 5 tractores e implementos agrícolas como triles, arados y gradas, imprescindibles en la roturación de tierras. Los mismos fueron  distribuidos en seis formas productivas  que tienen contratos con la Empresa de Granos.

Las cooperativas de créditos y servicios Camilo Cienfuegos, Hernán González, Anastasio  Quiñones, Lino Álvarez y la Mártires de Pino 3; así como la cooperativa de producción agropecuaria Alianza Obrero Campesina, llevarán el peso de las acciones en las áreas seleccionadas.

La finca del productor Leonardo Díaz Pedroso, fue la escogida para un encuentro que dejó abierto un período productivo para la germinación de la leguminosa. Este campesino desde el pasado año plantó el frijol negro fortificado Cubana 23. Lo que hace la diferencia es que posee,  genéticamente, mayor cantidad de hierro que el resto de las variedades. La pasada contienda se escogió como experimento y  logró cosechar 852 kilogramos,  consumidos en cuatro meses, en  los círculos infantiles y hogares maternos de la localidad, así como de la ciudad de Las Tunas.

Según declaraciones de Yordanka Fonseca Quevedo,  monitora del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en la provincia, en esta etapa el  municipio de  Manatí también se suma a la diversificación del Cubana 23, con el objetivo de poder llegar a otros territorios como Jobabo y  Majibacoa;  para lograr que  sectores priorizados de 5 municipios adquieran el producto.

Desde el año 2015, los agricultores amancieros reciben capacitación. Gracias a ello, se hizo el estudio de las variedades que mejor se adaptan al suelo y clima, presentándose en una Feria de Degustación donde quedaron 5, de 25 sembradas. Entre ellas el Quivicán Blanco, Buenaventura Rojo, Wuacuto, Bat-58 (Tazumal Negro), Cul-156 negro  y el Cubana 23.

A pesar de que las lluvias no son aleadas para el inicio de la siembra de fríjol, se espera que las condiciones del suelo sean las óptimas y poder aprovechar la maquinaria entregada. En esta comarca tunera el  19 de octubre es la fecha señalada para iniciar las faenas dentro de la campaña. Sin embargo, las inesperadas precipitaciones provocan atrasos.

52 campesinos tienen la responsabilidad de plantar,  cada uno,  de 2 a 3 hectáreas que suman las 84.5 dentro del plan, creciendo en 36 más con respecto al 2016. En la presente campaña se espera superar la cifra de entrega en  90 toneladas.

Los tractores e implementos también se utilizarán en otras actividades agrarias porque el PMA  persigue el apoyo entre las formas productivas por más opciones alimenticias para la población.

Inicia en Amancio la campaña de siembra de frijol. Foto: Bárbara Borrás Aguilar.

Inicia en Amancio la campaña de siembra de frijol. Foto: Bárbara Borrás Aguilar.