La novilla Leidys junto a sus terneras Geidys y Nana. Fotos Bárbara Borrás Aguilar y Rafael Aparicio Coello
La novilla Leidys junto a sus terneras Geidys y Nana. Fotos Bárbara Borrás Aguilar y Rafael Aparicio Coello
Jorge Enrique García Pérez, jura y perjura que en sus casi dos décadas dedicadas a la ganadería jamás había visto cosa igual: la novilla Leidys, una criolla tres cuarto,  comenzó las rutinas de su primera maternidad y la gran sorpresa resultó ver brotar, con tremenda vitalidad, dos criaturas de las entrañas del dócil animal. Aquello fue el acabose, no lo podían creer. La noticia corrió como pólvora. Todo tenía que ver con la llegada a este mundo nuestro de Geidys y Nana, las terneras recién nacidas.

Me cuenta José Enrique que en su finca Los Mellizos, de unas 5 caballerías de extensión, atiende 96 cabezas de ganado, cría cerdos, aves, chivos, ovejos  y tiene un área de auto consumo, que  integra la cooperativa de créditos y servicios Anastacio Quiñones y cumple su plan de entrega de leche al Estado.

Consultado el doctor Isaís Alarcón Angulo, especialista en medicina veterinaria, explicó que "es una caso poco común. Por lo general esos partos múltiples se dan en animales inseminados artificialmente. En los 4 años que llevo al frente de la ganadería en Amancio, nunca se me reportó un nacimiento de este tipo por la vía de monta directa"

Según el sitio producción-animal.com.ar, en internet, son varias las causas que influyen en la frecuencia de los partos múltiples, entre ellos, cita: edad del animal, época del año de la concepción, la heredabilidad y alteraciones en el equilibrio hormonal; asegura además, "que si  una  vaca  pare  una  vez  mellizos,  la  posibilidad  de  partos  múltiples  en  sus  subsiguientes  gestaciones es 3 a 4 veces mayor que para el promedio de la población"

Pero el embrujo de la Madre Natura parece descargar todas las bondades de la maternidad en los terrenos habitados y cultivados por Jorge Enrique García Pérez y su familia. Allí también se regodea, entre las virtudes de la fértil tierra, una chiva que amamantó y crió a una pequeña oveja.

Lo cierto es que la novilla Leidys y sus retoños Geidys y Nana, nacidas el pasado 3 de diciembre, se enseñorean, protegidas y saludables, en los predios de la finca Los Mellizos, asentada a unos 8 kilómetros de la ciudad de Amancio, en el sitio que marca la entrada al histórico poblado de Las Maboas.

Jorge Enrique junto a Leidys y sus novillas
Jorge Enrique junto a Leidys y sus novillas