Un lustro de amor y humanismo. Foto: Rafael Aparicio Coello
Un lustro de amor y humanismo. Foto: Rafael Aparicio Coello

Con particular alegría los integrantes del Club Amor por la vida, festejaron su primer lustro de existencia y el advenimiento del 59 aniversario del triunfo de la Revolución.

Al decir de María Cuervo Torres, máxima responsable de esa asociación que reúne niños y jóvenes con determinadas discapacidades, el club goza de buena salud y se propone nuevos retos para el venidero año.

Cuervo Torres aprovechó la oportunidad para reconocer a personas y entidades que apoyan desinteresadamente las actividades del grupo, entre ellas, mencionó al Partido; el Gobierno; Salud, La Radio y la comunidad.

Momento de particular emotividad fue el recuerdo de Eduardo Álvarez Rodríguez, a casi un año de su desaparición física y quien estuvo entre los fundadores del club.

En la actividad por el quinto cumpleaños  del club Amor por La Vida, se realizó un intercambio de regalos y los niños y jóvenes disfrutaron de piñata, golosinas y un almuerzo acorde a la ocasión.