Una vivienda decorosa: Foto: Rafael Aparicio Coello
Una vivienda decorosa: Foto: Rafael Aparicio Coello

Desde la segunda quincena del mes de noviembre inició en Amancio, un movimiento popular para la construcción de viviendas. Al llamado de la máxima dirección del país se ultimaron detalles que incluyó la selección del lugar y quienes serían las primeras familias beneficiadas.

Se escogieron 20 parcelas de las cuales ya se levantan 14 casas en lo que hoy se conoce como Polo Constructivo, ubicado en la carretera que comunica a la cabecera municipal con el poblado costero de Guayabal.

Los beneficiados son afectados por huracanes,  personas con situaciones críticas en sus viviendas, subsidios y se priorizan a maestros que lo requieren por directiva nacional.

En el reparto José Martí en Guayabal se prevén 14 moradas; en estos momentos ya se iniciaron las excavaciones del terreno en 5 de ellas.

Hasta la fecha la técnica de mampuesto solo se empleará en las ventanas, aunque, según autoridades del gobierno local y la Dirección de la Vivienda, los recursos están disponibles para quienes los necesiten. La peculiaridad de este nuevo beneficio que pone la Revolución en las manos del pueblo, se basa en que los dueños están a pie de obra como principales protagonistas.

La licenciada Genoveva González Ramos, al frente del sistema de la vivienda en el municipio, dijo que, paralelo a la terminación de las edificaciones planificadas, en el diseño se incluye  la apertura de una carretera, la rehabilitación de un local adaptado donde ya conviven varias familias, así como la apertura de un parque infantil y un local para la venta de alimentos ligeros.

Lograr el cambio de imagen y un ambiente más citadino es el propósito de aquellos que buscan cambios a favor de los más necesitados.

El fondo habitacional en esta sureña localidad tunera clasifica como regular, por lo que las proyecciones futuras muestran más desarrollo con respecto a un programa que define, en gran medida, la calidad de vida de las personas. Con estos fines, los especialistas en el tema ya tienen identificada un área para aquellos individuos que deseen construir por esfuerzo propio.

Tras el paso del huracán Irma por el territorio nacional, en Amancio se afectaron 166 viviendas; de ellas 97 tuvieron solución a corto plazo. Fueron entregados, además, 14 subsidios, unos con 90 mil pesos y las rehabilitaciones con 54 mil.

Una vez más la visión de Fidel en La historia me absolverá es un hecho: En Cuba hay piedras suficientes y brazos de sobra para hacerle a cada familia cubana una vivienda decorosa.