Balance del trabajo realizado por la Delegación de la Agricultura en Amancio durante el año 2017. Foto: Danay Naranjo Viñales.Balance del trabajo realizado por la Delegación de la Agricultura en Amancio durante el año 2017. Foto: Danay Naranjo Viñales.

Con el objetivo de identificar las deficiencias  presentadas durante el 2017  y plantear las direcciones para la etapa de trabajo que recién inicia, el Ministerio de la Agricultura en el municipio de Amancio realizó su balance anual.

Durante el informe presentado se desglosaron los resultados a partir de cada esfera comprendida y las proyecciones trazadas.

Así conocimos que aun existen dificultades con el completamiento de la fuerza técnica, con la capacitación del personal en cada forma productiva y la insuficiente atención a los productores.

Al cierre del 2017 se aplicaron doscientas ochenta y nueve multas mediante la aplicación del Decreto 225 con un importe de  once mil seiscientos pesos y se realizaron sesenta y cinco decomisos.

Pero quizás  lo que más llame su atención es el sobrecumplimiento de la producción de alimentos.

En más de una ocasión hemos publicado insatisfacciones de los amancieros relacionadas con el poco abastecimiento de los mercados agropecuarios y a la poca variedad de los productos allí presentes.

Asombra saber que las viandas, los granos y las frutas se cumplieron  al 107, 103 y 197% respectivamente en el 2017.

Cabe preguntarse entonces ¿a dónde fueron a parar esas producciones?

Lo cierto es que tenemos que acudir a los puntos de ventas particulares para acceder a ellos porque el estatal nunca tiene y cuando usted lo encuentra no tiene la calidad requerida.

Resulta contradictorio que hoy el municipio cuente con mayor número de formas productivas, asociados, hectáreas sembradas, mejor maquinaria para la preparación de tierra y los cultivos, sin embargo la disponibilidad de los productos agrícolas está muy por debajo de la demanda de la población.

La feria de cada sábado es el espacio por excelencia para llegar a estos cultivos. La mayoría de de las personas que allí acuden son jubiladas que tienen el tiempo  necesario para madrugar  y “hacer la cola”.

Pero, quienes trabajamos ¿qué hacemos?. Porque el resto de la semana encontrar  viandas, hortalizas o granos en Amancio es una quimera.

No se trata de un grupo de números para reflejarlos en un informe. Es necesario que los responsables de cada labor se propongan garantizar que  cada producto llegue a los hogares amancieros porque al final ese es su encargo social.