Corte mecanizado de caña quemada. Foto: Danay Naranjo ViñalesCorte mecanizado de caña quemada. Foto: Danay Naranjo Viñales

Un tema que por estos días se debate mucho entre los amancieros está relacionado con la ocurrencia de incendios.

El número de incidentes  muestra ascenso en los últimos días  y aunque tiene como principal escenario las granjas cañeras, lamentablemente se han reportado casos en viviendas ocupadas por moradores.

Al cierre de primer trimestre del año la cifra de incendios ocurridos en Amancio tanto en cañaverales como en viviendas y áreas yermas,  es preocupante.

El Comando 108 del Cuerpo de Bomberos en la localidad es el encargado de enfrentar estos hechos gracias a la preparación de sus integrantes y a que poseen  los medios e instrumentos necesarios para  la tarea.

No obstante es responsabilidad de cada uno de nosotros velar por nuestras pertenencias y adoptar todas las medidas necesarias para  evitar la ocurrencia de estos accidentes.

En el caso de las granjas cañeras, cada una posee un plan de acciones que incluye las cintas aradas, la vigilancia revolucionaria con los directivos correspondientes, el sistema de comunicación definido y establecido y, además, la guardia nocturna.

Aunque la población local ha ganado en cuanto a cultura  en ese tema resulta oportuno insistir en  la envergadura de un  incendio de caña.

Las características que definen la actual zafra nos obligan a garantizar su buen desarrollo a cualquier precio.

De ahí que las consecuencias de un incendio sean millonarias, pues afectan directamente a la economía del país y repercuten en el funcionamiento de  otras esferas de la vida social.

Cada periodo de zafra este aspecto centra la atención de las autoridades locales. Sin embargo continúan ocurriendo, lo que demuestra que algo falla en nuestro trabajo o que las medidas adoptadas no resultan suficientes.

Debemos revisar e insistir en el tema porque indudablemente es un fenómeno que debemos detener. Hay que proteger nuestros campos de caña como garantía de mayor eficiencia durante la actual zafra, cuyo cumplimiento es de gran importancia teniendo en cuenta las condiciones económicas que enfrenta el país.