Imprimir
Categoría: Amancio
Visto: 869
Niños y jóvenes del hogar de menores sin amparo familiar. Fotos: Rafael Aparicio Coello
Niños y jóvenes del hogar de menores sin amparo familiar. Fotos: Rafael Aparicio Coello

Los inquietos movimientos  de los hermanitos Lorena y David alertan al visitante de la armonía hogareña que reina en una institución fundada, en el municipio de Colombia, el 25 de septiembre de 1992, por Sixto Batista Santana, entonces coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución.

El hogar para menores sin amparo familiar acoge, en la actualidad, a 3 niños y 4 jóvenes de  diferentes procedencias. Al decir de Nancy Esquivel, directora del centro, el colectivo integrado por 15 especialistas funciona como una familia y tiene como principal misión la formación integral de ellos.

En una confortable vivienda logopedas, defectólogos, trabajadoras sociales y auxiliares pedagógicas, pierden sus denominaciones profesionales para fundirse a las muchachas y muchachos, simplemente como tías, mientras de consagran a eliminar carencias afectivas y otros vacíos de sus discípulos.

Independientemente de la formación académica, los matriculados en la institución, reciben todo un amplio bagaje de enseñanzas que los preparan para su plena incorporación a la sociedad y de esa forma "retribuir el esfuerzo del estado en su formación", como expresara Yoilián Velicer Palomino, quien piensa formarse en las Fueras Armadas Revolucionarias.

Hasta el hogar de menores sin amparo familiar llegó una representación de la Comisión de Prevención de la Dirección de Educación en el municipio de Amancio, con el propósito de intercambiar con el colectivo y los educandos, además de entregarles presentes e interesarse por sus resultados académicos y condiciones de vida.

Los hogares fueron creados a tenor del Decreto Ley No 76 en el año 1984 del Consejo de Estado, son centros de asistencia social donde se les proporciona a los niños, adolescentes y jóvenes condiciones de vida semejantes a las de un hogar.

El gobierno prioriza la atención de los menores proporcionándoles educación, alimentación, atención médica y los incorpora posteriormente a la sociedad al llegar a la edad adulta, garantizándoles para ello una vivienda independiente.

Los inquietos movimientos más la contagiosa  alegría de los hermanitos Lorena y David, evidencian la nobleza de este programa y la prioridad que da nuestro sistema educativo a este sector de nuestra población.

Los inquietos movimientos más la contagiosa  alegría de los hermanitos Lorena y David. Fotos: Rafael Aparicio Coello
Los inquietos movimientos más la contagiosa alegría de los hermanitos Lorena y David. Fotos: Rafael Aparicio Coello

 

Representación de la Comisión de Prevención de la Dirección de Educación en el municipio de Amancio. Fotos: Rafael Aparicio Coello
Representación de la Comisión de Prevención de la Dirección de Educación en el municipio de Amancio. Fotos: Rafael Aparicio Coello
Hogar de menores sin amparo familiar del municipio de Colombia. Fotos: Rafael Aparicio Coello
Hogar de menores sin amparo familiar del municipio de Colombia. Fotos: Rafael Aparicio Coello