A pesar del bloqueo seguimos adelante. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.A pesar del bloqueo seguimos adelante. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

El bloqueo es una práctica cruel que el gobierno de la Casa Blanca ha impuesto a Cuba y que ocasiona al país pérdidas millonarias desde el punto de vistas económico. Además de su impacto en lo social al generar carencias en los servicios básicos que recibe el pueblo.

Uno de los sectores que lo siente es la Industria Ligera. En el municipio de Amancio el taller de carpintería perteneciente a este sector adolece de equipos y herramientas para garantizar las producciones, así como la Industria Química en la que escasean productos y materias para cumplir los planes propuestos.

Estas limitaciones hacen que muchas dependencias tengan que reubicar a su personal en otras funciones.

Y no solo en los talleres también el personal que labora en las oficinas sienten las dificultades, al carecer de tecnología de avanzada cono computadoras y otros medios para agilizar  y hacer más efectivo el trabajo.

Hay que señalar que a pesar de contar con un equipamiento en buena parte obsoleto, les comento que las máquinas de la Imprenta data del año 1901, en tanto otros que tienen más de 30 años de explotación, aún se encuentran activos debido a la ingeniosidad de sus trabajadores que se enfrascan en buscar soluciones y salir adelante.

En unos días como sucede cada año en la Organización de Naciones Unidas, se denunciará esta cruel política del gobierno que impone los Estados Unidos contra Cuba, y de seguro una vez más el mundo nos respaldará.

No obstante las patrañas y triquiñuelas que se gesten contra la mayor Isla del Caribe para acusarnos de violar los derechos humanos.

Habría que ver en esa materia quien es realmente culpable de provocar hambre, guerras, penurias, de utilizar sustancias toxicas y prohibidas como el fosforo blanco para matar a miles de inocentes, de realizar prácticas inhumanas en cárceles como la que se encuentra en el territorio ilegalmente ocupado de Guantánamo.

En cambio Cuba anda de hermana propiciando paz, esperanza de vida y hermandad entre las naciones y creando programas en beneficio de su pueblo.

Eso el mundo lo reconoce y aparece, por ello estamos seguros que una vez más nos respaldarán porque la razón nos asiste, porque Cuba va en el bando de los que aman y fundan.