Vista del Edificio 5. Foto: Danay Naranjo Viñales.Vista del estado constructivo del Edificio 5. Foto: Danay Naranjo Viñales.

Reza el viejo refrán que “en guerra avisada no muere ningún soldado”. Sin embargo, todo parece indicar que, al menos en el municipio de Amancio, no por avisada esa guerra deja de sorprender.

Hace más de 20 años vecinos del reparto Los Mangos sufrieron los daños de una inundación tras intensas lluvias. En consecuencia las autoridades locales les otorgaron los apartamentos del edificio # 5 ubicado en Nuevo Amancio.

Desde entonces hasta la fecha, en múltiples escenarios han planteado el pésimo estado constructivo del referido inmueble, llegándose a catalogar como “en peligro de derrumbe”.

Lo que tanto se anunció en pos de evitarlo, sucedió. El pasado  domingo en horas de la noche  un intenso estruendo  estremeció del barrio y la tranquilidad de  los vecinos quedó interrumpida por la caída de uno de los balcones  del edificio.

Afortunadamente no se lamentan perdidas de vidas humanas aunque sí daños materiales acompañados de la preocupación y agravantes de la situación antes existentes.
En este sentido ha faltado sensibilidad por parte de los  decisores y organismos  encargados de solucionar este problema.

Es inadmisible que a más de 20 años no hayan aparecido los materiales o el presupuesto para terminar ese inmueble que nunca fue declarado habitable, precisamente, debido  la carencia  de condiciones y los detalles que aparecieron con el transcurso de los años.

Es cierto que  el tema de la vivienda  es lo que más afecta a la sociedad cubana actual, pero hay que reconocer que dentro de las prioridades por las cuales trabajan los organismos, debemos discernir entre lo urgente y lo que puede esperar un poco más.

Se trata de seis familias que en este preciso momento se sienten inseguras en sus viviendas, desesperadas y como si fuera poco no aparece la luz al final del túnel que avizore una solución definitiva.

Estamos convencidos de que la Revolución Cubana no deja desamparado a nadie. Hace 65 años  Fidel Castro Ruz planteó el problema de la vivienda en su alegato de autodefensa “La Historia me Absolverá” y el actual Proyecto de Constitución que hoy debatimos, en su artículo 82, recoge el derecho de cada ciudadano a una vivienda digna.

Por ello no pienso que al cabo de 25 años, por las distintas vías, no se haya  podido terminar ese edificio, ni que los recursos asignados al municipio sean tan pocos que no se le pueda destinar  un por ciento a esta obra.

Llamémonos a la reflexión. Se imponen nuevas estrategias de trabajo que surtan mejores efectos. No olvidemos que en este edificio se necesita una reparación capital porque hace alrededor de un año cambiaron las puertas y ventanas pero la cisterna que construyeron fue solo para un día. Asimismo los baños y mesetas aun esperan que regrese  quien un día prometió mejorar  su estado actual.

¿Qué más hay que esperar? Esa es la pregunta  que todos  se hacen en la cuadra. Lo cierto es que si no se adoptan medidas urgentes lamentaremos hechos de mayor alcance y de eso se trata: de prevenir.

Ojalá durante los próximos días aparezca una solución para los moradores del edificio #5 del reparto Nuevo Amancio y recemos para que esta vez no sea la respuesta de siempre: “Hay que esperar”.

Vista del Edificio 5. Foto: Danay Naranjo Viñales.Vista del estado constructivo del Edificio 5. Foto: Danay Naranjo Viñales.