Amancio se inserta en la jornada contra la Homofobia. Foto: Archivo Radio Maboas
Amancio se inserta en la jornada contra la Homofobia. Foto: Archivo Radio Maboas

En el año 1990 se eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, de ahí que desde esa fecha cada 17 de mayo se celebre una jornada internacional para concientizar a las personas, sobre la necesidad de aceptarnos con distinta orientación sexual.

En Cuba, también se desarrolla esta jornada que cuenta con el apoyo del Estado para garantizar el tratamiento justo y equitativo a ese grupo vulnerable.

En esta localidad del sur tunero, por estos días se  desarrollan matutinos que tienen que ver con la efeméride, festivales deportivo-recreativos, exposiciones con material educativo y didáctico del proyecto Hombres que tienen sexo con Hombres, videodebates, entre otras acciones que propician un acercamiento a estos temas de la homosexualidad y la homofobia.

En las escuelas se realizan actividades que son inclusivas para garantizar la participación activa de todos los educandos con independencia de su orientación sexual, así como se incluye a la familia a través de las escuelas de padres.

Por otra parte desde la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia, un grupo multisectorial trabaja para ayudar a enfrentar situaciones de este tipo, aprender a lidiar con ellas y lograr que en el seno hogareño se les brinde apoyo y comprensión a las personas gay.

No obstante que en el país se trazan estrategias, campañas, acciones para la inserción de las personas con distinta orientación sexual, aún quedan  rezagos con los que hay que trabajar.

No debe ser solo una campaña, una jornada, se precisa  que sea un trabajo diario. La aceptación es importante para esas personas, hoy la cifra de Infecciones de Transmisión Sexual y VIH/SIDA aumenta, debido a que estas mismas conductas de rechazo de la sociedad hacen que los homosexuales se parapeten y no busquen ayuda, orientación, y eso es un reto, acercarlos más, para lograr el respeto que tienen a decidir su orientación sexual y su identidad de género. Esa es nuestra responsabilidad social, porque Cuba, como lo expresa la Constitución, es un estado socialista de derechos.