La prevención puede evitar daños  como estos. Foto: Rafael Aparicio Coello
La prevención puede evitar daños como estos. Foto: Rafael Aparicio Coello

Llega junio y con él una temporada que asusta, alerta; nos prepara. Por eso es imprescindible conocer los riesgos y crear condiciones por parte de la población para que no nos sorprendan fenómenos meteorológicos con daños severos.

En el programa Micrófono Abierto de Radio Maboas intercambiaron especialistas locales acerca del inicio y desarrollo de la temporada ciclónica en Cuba, del primero de junio al 30 de noviembre. Se conoció que el ejercicio Meteoro 2019 se realizó con el objetivo de conocer las vulnerabilidades y riesgos ante eventos de gran magnitud, incluyendo intensas lluvias, ciclones tropicales, huracanes y hasta tornados.

La vigilancia hidrometeorológica es vital. Al respecto Rodolfo Lastre, representante de Recursos Hidráulicos en la localidad, explicó que contamos con una Estación Climática que, aunque los equipos no son modernos, ofrece datos importantes para medir el comportamiento de las lluvias y los embalses.

Se conoció que la Derivadora Sevilla está al 110 por ciento  y los 18 pozos que atiende la Agricultura están al 80 por ciento. Estos  últimos muestran una disminución en los niveles de llenado de 0.80 metros.

El Centro de Gestión para la Reducción de Riesgos y Desastres tiene identificado tres puntos de alerta temprana, ubicados en San Alberto, Vicente Pérez y Las Pulgas. No obstante, mantiene una estrecha vigilancia desde los consejos populares.
 
El doctor Orlando Castro, vicedirector de Higiene y Epidemiología en Amancio, explicó la importancia de que la familia tenga en casa Hipoclorito de sodio al 1 por ciento para evitar infecciones digestivas. Hoy en el municipio existen 66 casos más, si lo comparamos a igual período del año anterior.

La temporada ciclónica vuelve a retarnos. Nos queda apostar por hacer lo que nos toca.