Maura Ventosa Lemes, jueza del Tribunal Municipal Popular de Amancio. Foto: De la Autora
Maura Ventosa Lemes, jueza del Tribunal Municipal Popular de Amancio. Foto: De la Autora

Entre los trabajadores del Tribunal Municipal Popular de Amancio destaca una joven recién graduada de la carrera de Derecho que funge como jueza suplente, no permanente de este órgano. Ella es Maura Ventosa Lemes.

Esta muchacha aunque tímida que al calor de la conversación se vuelve muy locuaz, se encarga de cumplir con la máxima función de ese órgano: administrar e impartir justicia.

Para ella la labor de los juristas es imprescindible en la sociedad, y muy extensa, no se circunscribe solo a la abogacía porque quienes integran el sector jurídico se desempeñan en distintas funciones, pero todos tienen un objetivo común: la obediencia a la Ley

Explica que se amplió el concepto de juristas y hoy tiene otra concepción  que incluye a todos los trabajadores que laboran en este sector. 

Desde que comenzó sus estudios universitarios en la carrera de Derecho le gustó más el Tribunal porque es el que complementa la actividad jurídica como tal.

Explica que aquí confluyen las actuaciones de la Fiscalía, de los abogados, pero son los jueces los que tienen en sus manos la difícil misión de impartir justicia y que se haga atendiendo a todos los preceptos estipulados por la Ley, de la manera más justa y legal posible para que no se vulneren los derechos establecidos en la Constitución y las leyes que la complementan.

Confiesa que siempre siente temor al subir al estrado por la responsabilidad que esto implica, pero el estudio de las leyes y el conocimiento de cada caso en particular le brinda seguridad, porque que en cada uno  hay afectados y acusados, y hay que garantizar que todo se haga de manera transparente.

Cada 8 de junio se celebra el Día del Trabajador Jurídico como homenaje a Ignacio Agramonte y Loynaz, quien esa propia fecha pero de 1865 desarrolló su Tesis de Grado para recibirse como licenciado de la Facultad de Derecho.