Arnaldo Boué López dona su sangre voluntariamente. Foto: De la Autora
Arnaldo Boué López dona su sangre voluntariamente. Foto: De la Autora

Donar sangre es un gesto altruista que demuestra una actitud responsable y solidaria que caracteriza a los cubanos, quienes de manera voluntaria aportan su gota con el objetivo de salvar vidas humanas.

En el municipio de Amancio, localizado al sur de la provincia de Las Tunas, están registrados 742 donantes, entre los cuales se destacan  ambos sexos, con énfasis de nuestra juventud.

Arnaldo Boué López es un donante destacado de esta localidad, quien se desempeña como operador de audio en la emisora municipal Radio Maboas.

En diálogo con Arnaldo conocimos detalles sobre su incorporación a tan noble tarea.

¿Cuándo y cómo te inicias como donante?

Arnaldo: Comencé a donar sangre en el año 1986, cuando contaba con 20 años, era muy joven, pero para mí era una tarea moral. En ese momento fue preciso trasladarse hasta la localidad de Guáimaro, hasta que más adelante se creó el Banco de Sangre del municipio.

Debo reconocer además los cuidados que recibo de la institución  para preservar mi salud como donante, pues me realizan constantes chequeos clínicos, lo que además garantiza la calidad del componente líquido de la sangre, a lo cual debe sumarse el reconocimiento de mi actitud ante la familia y los diferentes sectores de la sociedad, entre ellos, mi centro de trabajo.

¿Qué le dices a la juventud?

Arnaldo: Ellos, como yo en 1986, cuentan con algo muy importante que determina, y es que tienen juventud, y es reconfortante saber que a esa edad ya podemos salvar vidas humanas, con solo extender nuestro brazo de manera solidaria, por eso los convoco a incorporarse a estas filas, de las cuales yo formo parte mientras tenga salud para hacerlo.

Cada año en el mundo las transfusiones de sangre y los productos sanguíneos contribuyen a salvar millones de personas, incrementan la esperanza y la calidad de vida de pacientes con enfermedades potencialmente mortales y apoyan los procedimientos médicos y quirúrgicos complejos. Por eso para mí donar mi sangre es un compromiso moral.