Trabajadores hidráulicos

Garantizar el abasto de agua a la población, su embalse para el desarrollo de los procesos agrícolas e industriales, enfrentar situaciones de sequía, además de la construcción de obras que impidan inundaciones, son tareas que desarrollan los trabajadores del sector hidráulico en Amancio.

Una de las obras que potenció el despegue de esta rama fue el inicio en el año 1967 de la construcción del tanque elevado del reparto La Carretera y se culminó en el 1969.

De forma paulatina se incrementaron las fuentes de abasto en las distintas comunidades locales, instalaciones que impulsan el desarrollo de la infraestructura del sector.

Se han potenciado además obras como la Derivadora Sevilla, las micropresas y la Estación Climática que permiten el almacenaje de agua, así como el comportamiento de las aguas subterráneas y los promedios de lluvia.

Asimismo garantizan la calidad del vital líquido para que llegue apto a su destino final.

No obstante las carencias materiales que enfrenta el sector, se han logrado resolver varios planteamientos de la población relacionados con nuevas conexiones a la red y la sustitución de otras en mal estado.

Un ejemplo es que en el actual año se trabajó en el asentamiento rural de Las María, con la instalación de  360 metros de tuberías y se prevé la ampliación de nuevos servicios en la calle 88 del reparto Las Delicias, además de las comunidades de Cubita y La Matilde.

En la más sureña de las localidades tuneras un total de 17 895 habitantes reciben el agua por las redes lo que representa más del 45 % de la población, en tanto el resto lo hace a través de carros cisternas o pozos artesanales, estos últimos debidamente certificados.

En fin, son muchas las misiones de este sector que a pesar de limitaciones con recursos materiales, se sobreponen para cumplir con su objeto social en función de elevar la calidad de vida de la población.