Foto: Tiempo 21

Aunque en el municipio de Amancio no se reporta la presencia del caracol gigante africano, la posibilidad de su visita es real teniendo en cuenta el alto número de  ejemplares descubiertos y eliminados en el territorio tunero.

Ante el peligro inminente que representa este molusco, las autoridades sanitarias locales adoptan las medidas necesarias  teniendo como pilar importante la capacitación del pueblo.

Lizandra León Montero, educadora para la salud en este municipio, explicó que lo más importante es el conocimiento de la población acerca de las acciones que debe realizar en su vivienda para evitar la llegada del caracol.

"La limpieza de los patios de manera constante es primordial. No dejar que se acumulen desechos sólidos porque favorece la aparición del molusco. Cuando se tenga la sospecha de que existe un ejemplar en casa deben llamar al centro de higiene municipal con inmediatez y allí recibirán orientaciones precisas por parte de nuestros especialistas."

León Montero dijo, además, que los pequeños de casa deben mantenerse alejados de cualquier caracol que habite en los patios pues, en el caso del gigante africano, resulta llamativo por la variedad de colores que exhibe.

"Una vez que se confirme su presencia la población debe evitar tocarlo y en caso de tener contacto usar guantes de goma, enterrarlos y echarles sal común o cal".

Asimismo se capacita a quienes trabajan o viven en zonas rurales, insistiendo en que toda prevención resulta insuficiente. De ahí el chequeo constante debe realizarse de manera consciente, pues están en peligro los cultivos y la vida de las personas.

Cada espacio propicio sirve como escenario para intercambiar sobre esta especie  descubierta en Cuba en el año 2014 y que afecta la sanidad vegetal, la biodiversidad y la salud  humana.

Por eso, su enfrentamiento es una situación que compete no solo a las autoridades  e instituciones involucradas sino a toda la población.

Actualmente se identifica como un enemigo mortal que requiere toda nuestra atención en una batalla que también ganaremos.