Banco de Crédito y Comercio en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales.
Banco de Crédito y Comercio en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales.

La nacionalización del sistema bancario cubano estuvo entre las primeras medidas adoptadas por el gobierno revolucionario luego del triunfo del Primero de Enero de 1959. Desde el 13 de octubre de 1960 las funciones del sector comenzaron a respaldar los intereses de nuestra economía, teniendo como principal objetivo mejorar la calidad de vida de los cubanos.

Hoy, la red de bancos y sucursales garantiza los recursos monetarios temporalmente disponibles, con el propósito de impulsar el desarrollo ordenado de la economía real, en correspondencia con las necesidades y características propias del país.

Aunque la autoridad rectora es el Banco Central de Cuba, todos los de su tipo hacen suya la misión de proteger la moneda nacional y velar por la estabilidad de su poder adquisitivo, al mismo tiempo, implementar una política monetaria que permita alcanzar los objetivos planificados y así contribuir al equilibrio económico del país.

En el caso específico de esta localidad, ambas sucursales amplían sus servicios a la población teniendo como sostén el uso de las tecnologías,así, por ejemplo, promueven la Banca electrónica potenciando el uso de las  tarjetas magnéticas.
Este instrumento sirve como medio de pago al recibir bienes y servicios, a la vez que forma parte de la estrategia de trabajo diseñada para elevar la calidad de vida de los pobladores.

Resulta común encontrar seguidores de Transfer Móvil, aplicación que una vez instalada en los celulares, permite consultar y pagar las facturas de los servicios básicos como la electricidad, el agua o el teléfono.

Asimismo los acogidos a esta forma de pago pueden abonar los impuestos de la ONAT, realizar transferencias monetarias, revisar el saldo y las últimas operaciones efectuadas con la tarjeta magnética, así como, recargar el móvil y cambiar temporalmente el límite de extracción en la tarjeta.

Pero, sin dudas, entre las ventajas que más agradecen los clientes está el hecho de su utilización como  forma de ahorro, es decir, como cuentas de formación de fondos asociadas a las tradicionales libretas.

Sin embargo, a pesar de las ventajas y las comodidades que representan, la mayoría de la población las desconoce, de ahí, que resulte necesario fortalecer la divulgación a través de las formas establecidas para ello.

Es cierto que resultan cómodas y de fácil acceso, además,  ahorran tiempo y evitan las extensas colas para realizar el pago de alguna factura, no requieren de un teléfono con sistema Android necesariamente, usted puede acceder a estas prestaciones desde un fijo también.

Con el proceso de actualización del modelo económico cubano, uno de los mayores retos que hoy enfrenta el sistema bancario cubano es mejorar la calidad de sus servicios y para ello es necesario el empleo de las nuevas tecnologías. Un largo camino en el que los bancarios amancieros comienzan a dar pasos alargados y seguros.