Mantenimiento a redes eléctricas en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales
Mantenimiento a redes eléctricas en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales

El ahorro de energía siempre ha sido una prioridad para el pueblo cubano. Por ello, durante los últimos días, ante el recrudecimiento del bloqueo por parte del gobierno de Estados Unidos contra nuestra Isla, acatamos un grupo de medidas que permitieran sobreponernos a la situación y salir adelante.

No solo el sector estatal reajustó sus planes tanto para la prestación de servicios como para la producción de alimentos. En cada vivienda la población tomó conciencia y ahorró cuanto pudo, muestra del sentido de pertenencia y la responsabilidad que demandaban las jornadas.

Cada colectivo laboral y centro estudiantil diseñó su plan de acciones encaminadas a reducir los índices de consumo. Así, se reajustaron los horarios para el uso de equipos como computadoras, aires acondicionados, neveras, impresoras y otros altamente consumidores de energía  eléctrica.

Hay que destacar y agradecer el apoyo brindado por organizaciones de masas como los Comités de Defensa de la Revolución, así como por los pequeños de casa a través de las Patrullas Clic cuya labor contribuyó a enfrentar esa situación de la cual salimos paulatinamente.

Resulta oportuno insistir en que el ahorro de electricidad es una tarea que compete a todos los factores de la sociedad, incluidos los trabajadores por cuenta propia. No debe verse como un tema aislado, porque si hoy no tenemos que lamentar la ocurrencia de apagones es gracias al trabajo realizado de manera unida y consciente.

No obstante, pienso que algunas de las medidas implementadas durante los días recientes deben mantenerse, principalmente en aquellos organismos considerados altos consumidores de energía.

El pueblo amanciero, como el resto de Cuba, demostró que se pueden cumplir las mismas tareas aún en condiciones tan difíciles y en medio de tales limitaciones.

Paulatinamente nos reponemos y salimos adelante. La situación energética de inicios del mes de octubre muestra una ligera mejoría y se auguran días favorables en ese sentido. Ello no significa que todo vuelva a la normalidad. Continuaremos trabajando para reducir los índices de consumo energético y así ayudaremos a la economía personal y nacional.