Unidad Empresarial de Base Vascal del municipio de Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Ante las dificultades y limitaciones que enfrentamos en el país, a las que estamos llamados a  sobreponernos, la Unidad Empresarial de Base Vascal del municipio de Amancio perfila su accionar a lograr sustituir las importaciones con recursos locales, pero además, propiciar las exportaciones.

Bajo este precepto se trabaja en todos los colectivos laborales que componen esta entidad amanciera, que hoy ve afectado el aseguramiento de materias primas que antes encontraban fácilmente como desechos de las grandes industrias. 

Por tal motivo y poniendo en práctica lo que nos ha obligado a aprender la constante aplicación de la hostil política de los gobiernos del Norte,  hoy se impone diversificar los servicios y trabajar en la búsqueda de alternativas con recursos que estén a nuestro alcance.    

Sepan que  para este calendario, la UEB  Vascal   continuará apoyando el Programa de la Vivienda en la localidad, retomando la producción de  tablillas para persianas para inmuebles de tipología 3, 4 y 5, camas, cunas y hasta algún que otro mobiliario.

Por ejemplo el taller de artesanía, que brinda oficio a personas con alguna discapacidad auditiva o visual, se mantiene trabajando en la confección de escobas, jabas, sombreros  y ahora fomentan el tejido del yarey con el punto fino, entrefino y el Santo Domingo, incursionando en las diferentes ferias del país con la finalidad de buscar mercado a sus producciones.

Como algo novedoso se confeccionan unas mantas de yarey por interés de un cliente extranjero, producción que fue presentada con un gran impacto en la Feria Internacional de La Habana y ahora se espera por que se garantice su adquisición a estos niveles.

No obstante y como medida para enfrentar el déficit de materia prima, Vascal en Amancio, al igual que el resto de las Industrias Locales del país, se incorpora a la producción de carbón vegetal, producto que le reporta ganancias y responde a una demanda de la población.

Hoy se buscan soluciones a la necesidad de adquirir algunos insumos carentes en el país que mantienen detenida las producciones en talleres tan importantes como el de la química y la imprenta, donde hace un tiempo se producía el jabón líquido, la tinta y el betún para calzado, al lejía y otros productos de gran aceptación entre los consumidores amancieros.

Aún así los trabajadores de Vascal en Amancio, perfilan su accionar a lograr sustituir importaciones y propiciar otras producciones que aporten a la economía del país en el mercado internacional.