El inicio del año de preparación para la defensa en el municipio de Amancio resulta propicio para evaluar las tareas realizadas durante el 2019, identificar las debilidades y trazar acciones concretas para el 2020.

Para nadie es un secreto que la defensa de la Patria constituye la tarea de primer orden para cada cubano y en correspondencia, desde fechas tempranas, se determinan los objetivos que centrarán el trabajo durante los próximos 12 meses.

Cuánto hicimos un año atrás, que quedó pendiente y cómo podemos mejorar o mantener lo alcanzado, son algunas interrogantes que permiten esbozar el camino por recorrer.

Ratificar la invulnerabilidad militar de nuestra Isla, partiendo de las fortalezas de este municipio, forma parte del año de preparación para la defensa, actividad que, aunque se enmarca en determinados periodos, la práctica demuestra que es continua, en respuesta constante al asedio del enemigo imperialista.

El 2020 será un año intenso, así lo demuestran los hechos que marcan la cotidianidad de los días recientes, debido, en lo fundamental, a la agresividad del gobierno estadounidense contra Cuba, arreciada desde finales del año anterior.

De ahí que el llamado sea a perfeccionar todas las tareas relacionadas con la defensa del país, la producción de alimentos y el mantenimiento de las tropas, a partir de la correcta aplicación de la doctrina de la guerra de todo el pueblo, creada por el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz.

Como parte de esa estrategia se impone un mayor aprovechamiento de jornandas como los domingos territoriales y nacionales para la defensa, espacios en los que participa la mayor parte de nuestra población.

Otros temas como la preparación y disposición combativa, la cohesión y empleo de los órganos de mando y de dirección, el acondicionamiento ingeniero del teatro de operaciones, junto a la preparación política, ideológica y patriótica, forman parte de las principales líneas de trabajo.

Unido a ello está el conocimiento de nuestro pueblo de que cada uno tiene un lugar, un medio y una forma para el combate, así como, la certeza de que esta tierra es de los cubanos y para los cubanos.