Imprimir
Categoría: Amancio
Visto: 383

Unidad de comercio minorista en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres
Unidad de comercio minorista en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales

Desde mediados de cada mes los amancieros percibimos la distribución de los productos de la canasta básica en las unidades del comercio minorista en Amancio, beneficios que recibimos de manera normada al finalizar el periodo.

Vale aclarar que se trata de un proceso subsidiado por nuestro Estado, que le cuesta millones de pesos ponerlo en cada bodega  cubana a pesar de los contratiempos que pudieran presentarse en el camino.

En el municipio de Amancio, por ejemplo, dicha distribución comienza por las tiendas ubicadas en la zona rural, previendo la ocurrencia de incidentes que pudieran retrasar la entrega oportuna en cada una de ellas, tales como las lluvias, roturas de equipos o sencillamente, el estado de los caminos.

Justo cuando casi cierra el segundo mes del calendario, no se muestran situaciones desfavorables  y la distribución se realiza de acuerdo al cronograma diseñado.

Recordemos que durante los últimos meses del anterior, tras las limitaciones con la disponibilidad de combustible, fue necesario rediseñar los programas lo que incluyó la utilización de los equipos de tracción animal, así como el apoyo de formas productivas con las condiciones para ello.

Directivos y responsables de la actividad en el más sureño de los municipios tuneros, afirman que a pesar de la difícil circunstancia que vive el país por el recrudecimiento del bloqueo, se  garantiza la canasta básica debido a lo que representa para cada familia.

Si bien es cierto que aún no satisface las necesidades de la población en su totalidad,  ni las expectativas en cuanto a calidad y cantidad de los productos entregados, se trata de un beneficio que esperamos todos cada fin de mes y que llega a todos a pesar de las estrategias que trazado país donde, desafortunadamente, se afectan otras entregas.

No podemos olvidar que enfrentamos un cruel y rígido bloqueo hace 60 años por parte del Gobierno de la Casa Blanca, cuyas consecuencias van más allá de lo que podemos imaginar.

A pesar de ello nuestro gobierno prioriza servicios como la canasta, aunque para ello tengan que afectarse otros que también se resolverán paulatinamente.